16 mar. 2011

Vete

Bajo el hielo

te erguiste en pedestal de fuego,

calcinadora tú

del agua congelada.


Engulliste cuanto

de vacío corazón

reposaba

en mi pecho negro

de vapor y hierro.


Tardaste, te retrasas

en evaporarte y crecer

como algodón gris

en la niebla,

como el olvido y la sombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario