27 oct. 2013

Lo confieso

Una fotografía cruje, consumiéndose encadenada a lenguas de fuego. La pareja que fue feliz llora cenizas en el cantar crepitante de las llamas rojas. Las sonrisas se pierden al calor, el humo crece, las palabras son vapor, el vapor de las promesas. Un mosaico de recuerdos cae en el pozo hueco de la rencorosa memoria, la madurez se disfraza de olvido.

Tenía tanto que darte.

Pompas de fuego resquebrajan sus rostros.

Lo confieso: nos hemos hecho daño.

Alcohol. Somníferos.

Se suponía que acabábamos juntos. Déjame dormir.